Cuenta Cuentos

Categorías:

Archivos:

<Noviembre 2020
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Documentos:


Blogalia

El pez que quería volar...

"El mar, extensa masa de agua llena de vida... pero limitada por las costas. ¿Qué habrá tras esas murallas de roca?"

Pensaba una y otra vez nuestro pequeño protagonista. ¿Quién? se preguntarán, pues un pequeño pez al que la mar se le había hecho pequeña.

Nur, cómo le llamaban sus hermanos de banco, se pasaba largas horas cerca de la superficie mirando hacia las costas, intentando ver qué hacían las criaturas que por ella pasaban.

-Te van a ver, y lo vas a pasar muy mal si te pillan -le decían sus hermanos.

-No me verán, ya que me oculto tras los salientes. Tan sólo quiero saber qué hay, a dónde van esas criaturas que respiran fuera del agua.

No había forma de convencer a Nur, para que abandonara sus escapaditas a la superficie.

Un día, tuvo demasiada suerte ya que un albatros casi se lo merienda.

-Que suerte tiene ese albatros, puede ver lo que se esconde tras las costas...

-Pues como no te salgan alas como a mis primos, la llevas clara -le dijo un pez recien llegado.

-¿Alas? ¿Hay peces con alas?

-Bueno, no son exactamente alas, pero sus aletas les permiten avanzar en el aire cuando saltan sobre la superficie del mar.

-¡Ojalá tuviera alas! Podría hacer todo lo que siempre he querido: adentrarme en tierra firme...

Durante mucho tiempo, le estuvo rondando esa idea por su cabezita. Tan distraido estaba, que no se percató de la proximidad de unos niños.

-Calla Ana, que lo vas a espantar. Dame tu red, rápido -dijo el joven humano a su hermana pequeña.

-Ese es para mi, ¿verdad Juan?.

-Si, pero haz lo que te he dicho.

-Toma -le dió Ana la red a su hermano.

Zaps, pez al saco. Nur no daba crédito a sus ojos, de pronto se encontraba en un bote sobre el mar... ¡estaba volando!.

-Es muy bonito, gracias Juan. Voy a enseñarselo a mamá -dijo Ana tras salir corriendo hacia el coche familiar.

-¡Estoy volando! ¡Estoy volando! -repetía una y otra vez Nur.

Sus hermanos de banco, que habían visto lo sucedido, lloraban por su pérdidad.

-Mamá, mamá, mira que pez más bonito me ha cogido Juan. ¿Puedo quedarmelo? Lo pondré con los otros en el acuario, por fa.

-No sé Ana, ten encuenta que este pez es de agua salada y no dulce como los que tienes en casa. En el mar estará mejor.

-Le haré una casita para él sólo, por fa.

-Bueno, pero luego no te pongas a llorar si le pasa algo.

Aquí comenzaba una nueva vida para Nur. Es cierto que vería lo que había tras las costas, pero, ¿a qué precio?

2003-06-06 21:37 | Categoría: | 0 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://cuentacuento.blogalia.com//trackbacks/8716

Comentarios

© 2002 - 2003 bgh
Powered by Blogalia